Dios del siglo,el

Dios del siglo,el.

Editorial:
CATEDRA
Año de edición:
Materia
Ficcion moderna y contemporanea
ISBN:
978-84-376-3040-3
Páginas:
288
Colección:
LETRAS HISPANICAS
15,90 €
IVA incluido
Sin existencias

Menéndez Pelayo dislocó toda la historia de la novela realista declarando -La Fontana de Oro- (1870), de Galdós, la obra fundacional del movimiento realista. De hecho, el movimiento realista se había inaugurado treinta años antes, pues a lo largo del decenio de 1840 se publicaron novelas enfocadas en la realidad madrileña, en las casas de vecindad, en las cárceles, en los tribunales, en los comercios burgueses y en los palacios de la aristocracia. Las escribieron Gertrudis Gómez de Avellaneda, Wenceslao Ayguals de Izco, Antonio Flores o Jacinto de Salas y Quiroga. El truco de estos novelistas fue "eslabonar hábilmente la fábula con la realidad", al decir de Ayguals. Y para ello sacaron copiosos apuntes; proceso que se refleja en el estilo de lista de sus descripciones realistas. Flores decía que el novelista hacía "retratos al daguerrotipo, como uno de tantos fotógrafos infalibles". Y la novedad del movimiento se proclamaba desde el subtítulo estándar que usaron decenas de autores de mediados del ochocientos: -Novela de costumbres contemporáneas-. Salas aportó el primer nombre de la técnica narrativa del salto atrás: -escena retrospectiva-. Definió el tema de la novela de costumbres contemporáneas o realista como el de una lucha social y económica. Es más: ve su novela, -El dios del siglo-, como -hermana primogénita de una larga serie de libros por el mismo estiloà- Con los sugerentes puntos suspensivos de Salas, parece preverse -La Fontana de Oro- y mucho más allá.